Reseña: Más extraño que un fanfiction

miércoles, 4 de abril de 2018 The Magical Library 0 Comentarios Etiquetas: , , , , , ,


Sinopsis:
Aunque tenía muy poco control sobre la cuestión, una vez que se difundiera la noticia, esta correría como reguero de pólvora, y su vida cambiaría para siempre.
Los inconvenientes a los que se enfrentaba hoy por ser famoso no eran nada en comparación con el huracán que le esperaba.
Cash Carter tenía un secreto que le estaba ocultando al mundo y, lamentablemente para él, solo era cuestión de tiempo hasta que se revelara la verdad. 

Reseña:
Stranger than fanfiction es la primera novela YA que leo de Chris Colfer (teniendo en cuenta que la saga de La tierra de las historias técnicamente es para más jóvenes). A mí me gustó muchísimo, y me llamó la atención leer reseñas (sobre todo en inglés, no de acá) que criticaban la historia. Obvio que es totalmente válida la opinión de cada persona, pero a mí me pareció que simplemente la expresión haters gonna hate nunca encajó mejor en una situación, sentí que criticaban algo que es la gracia de este libro. Pero en fin, basta de cháchara, paso a contarles sobre la historia.

En primer lugar, nos encontramos con Cash Carter, una joven estrella de la televisión de tan solo 22 años. Ni bien empecé a leer sobre él me pareció básicamente un idiota. Así, un idiota y punto. Engreído, adicto, alcohólico. Todo parece apuntar a que es un chico que solo piensa en sí mismo y que el famoso "secreto" que está ocultando es una tontería que seguro solo esconde por su propio beneficio.

Ni bien avanzamos en los capítulos nos encontramos con que los protagonistas van a ser 5: Cash, pero también un grupo muy unido de cuatro amigos, ya que las puntos de vista van a ir rotando entre estos 5 personajes (pero no en primera persona, sino en tercera, cosa que creo que ayuda bastante para no perderse con tantos POV).

Este grupo de jóvenes de 18 años está por iniciar un viaje por la carretera antes de separarse e ir cada uno a una universidad diferente. El primero que conocemos es Topher Collins, quien vive con su madre, Shelly, su padre, que está de viaje por trabajo en otro estado, y su hermanito Billy, quien a la tan temprana edad de 12 años padece una parálisis cerebral que hace que esté en silla de ruedas, y que su hermano Topher tenga que dejar de lado muchas cosas por ayudar en su casa. Pero ojo, no lo hace de mala gana, todo lo contrario, es el mejor hermano que Billy podría tener, porque no le importa dejar en segundo plano su estudio para poder ayudarlo.

Luego nos encontramos con Joey Davis, hijo del pastor de la iglesia bautista del pueblo, un personaje muy reconocido por toda la comunidad. Y como si ser una familia de color no fuera suficiente para tener que haber atravesado unos cuantos estereotipos y racismo, además Joey es gay, pero claramente está aterrado de contarlo, porque su familia solo habla de cómo los homosexuales arden en el Infierno... así que ya se imaginan cómo se siente él. Para colmo planea ir a una universidad bautista, con lo cual en lo único que puede pensar (él y sus hormonas) es en aprovechar este viaje con sus amigos para tener su primera (y él cree, única) experiencia sexual, antes de que resulte prácticamente imposible hacerlo sin que se entere todo el pueblo.

La siguiente es Sam Gibson, una chica bajita y muy bonita, y una gran artista, de esas que tienen un talento natural para encontrar algo en la calle que parece inservible y reciclarlo para que se convierta en un mueble para su habitación. Vive con Candy, su madre, quien no puede dejar de vivir en el pasado, cuando ganó el premio de "Reina del durazno" en Georgia, como 20 años atrás. El problema es que Sam tiene un secreto que lo carcome por dentro, porque no se identifica como una chica: es trans, y siempre lo supo, nunca se sintió como chica, mientras crecía tenía las esperanzas de que mágicamente se iba a acomodar a lo que sentía por dentro, y de pronto su adolescencia pasaría a desarrollarse como la de un chico, pero lamentablemente para Sam, no fue así. Lo peor de todo es que sabe que Topher está enamorado de él, y ese es uno de los motivos por los cuales le resulta tan difícil contarlo: tiene miedo a su reacción cuando se entere.

Por último está Moriko Ishikawa, que quiere ser escritora. Es la que se la pasa escribiendo fanfictions sobre Wiz Kids, la famosa serie que los hizo tan amigos desde chicos, la que protagoniza Cash Carter. Ella tiene su historia también, porque de niña se la pasaba creando historias, de ahí su talento casi natural para escribir en todo momento, pero eso era solo para ocultar el hecho de que su familia estaba pasando por un terrible momento. Por eso, cuando solo quedaron ella y su padre, a él no le agradaba para nada todo el asunto de la escritura, y su relación es bastante tensa y distante.

Estos cuatro chicos son amigos desde quinto grado de la primaria, y todo empezó gracias a Wiz Kids. Una de las cosas que leí que se criticaba: esto de que es demasiado "armado" lo del grupo tan diverso. A ver, a mí me parece que tiene un sentido más allá de lo comercial (que igualmente esto no vamos a negarlo, obvio que Chris quiere vender libros). A lo que voy es que me parece totalmente probable la situación: el grupo de chicos "marginales" se termina juntando en base a una pasión en común, que es un programa nerdito sobre viajes en el tiempo. ¿Qué más probable que eso? ¿A ustedes nunca les pasó? No es tan loca la situación, me parece perfecto que toque temas tan de actualidad, sobre todo porque siento que usa esto como "palanca" para hablar de otras cosas, no es que todo el libro se trata específicamente del drama de ser LGBT+, o de ser asiática, o de color, etc. Va más allá, por eso no lo sentí como uno de esos libros clichés que meten algo donde no era necesario. Acá la historia tiene su punto fuerte en que ninguno de sus amigos comparte su secreto con los demás, a pesar de ser los mejores amigos de la vida. ¿Por qué? Cada uno tiene sus razones, sus miedos, sus esperanzas. A todos nos ha pasado en algún momento, no todos contamos todo, a veces hay cosas que cuestan.

Pero continuemos con la historia, porque lo mejor va a suceder cuando Topher le envíe un mensaje a Cash, su ídolo de toda la vida, como suele hacer cada tanto mediante su web. Obvio que él nunca esperó ninguna respuesta cuando le contó que estaba yendo a tener una aventura con sus amigos y que lo invitaba a participar de ella (porque, ¿quién no se vio tentado de escribirle a su máximo ídolo y decirle "vení, quiero conocerte"?). Pero lo más improbable de todo sucedió: Cash respondió: "¿A qué hora?". Claro que Topher no creía que el verdadero Cash fuera a aparecerse cuando le pasó la información, pero sí, efectivamente el loco de Cash Carter se aparece a la mañana siguiente, listo para acompañarlos en su aventura por la carretera. "¿PERO QUÉ TAN PROBABLE ES ESO? ME PARECE RE POCO REALISTA". Bueno, paremos un poco. Primero: por algo se llama Más extraño que un fanfiction, ¿no? Pero además quiero adelantarles algo: si bien yo también tuve mis dudas a lo largo de todo el libro, porque Cash se muestra de una forma completamente despreocupada y hasta egoísta casi todo el tiempo, no; no es así. El final es para quedarse con la boca abierta, y eso es todo lo que voy a decir al respecto. No es que fuera un gran giro en la trama o que uno no pudiera adivinar por dónde iba la mano, pero hay un dato específico que explica el motivo por el cual Cash le responde a Topher, y eso solo hace que les asegure 100%: sí, tiene sentido y había probabilidades de que eso sucediera, solo por eso. Después de todo, el "ídolo" es una persona real, así que ¿por qué no podría hacerlo?

A lo largo de este viaje poco probable para los cuatro amigos, empiezan a decepcionarse, porque su más grande ídolo empieza a demostrar que no es el personaje de la serie de TV. No es un héroe, no es perfecto, no es exactamente "bueno", y empieza a hacer que sus planes para el viaje por la carretera se modifiquen, al punto de que pasan de planificar visitas aburridas a lugares que no tienen nada de atractivo real, a hacer cosas ilegales y alocadas, como usar documentos falsos, entrar a una propiedad privada y fumar marihuana por primera vez. Pero, a pesar de todas las dudas que esto genera en los amigos, la realidad es que comienzan a crear recuerdos que tendrán con ellos toda su vida, y además Cash los va llevando a situaciones en las cuales cada uno de ellos comienza a replantearse su vida: ¿por qué guardan secretos? ¿Por qué piensan en hacer lo que los demás les dicen/esperan de ellos, en vez de ser felices? Vuelvo a hacer hincapié: si bien al principio parece que Cash hace esto desde un lugar totalmente egoísta, vamos viendo las pistas que conducen a mostrarnos que hay algo más en su historia, y que eso que no nos está contando es algo más que solo puro narcisismo, es algo que afecta a Cash tanto como los secretos que tienen ellos. Además, los amigos comienzan a ver el otro lado de toda esa fama y exposición: casi que no le permiten ser un chico más, comienzan a ver que los paparazzi y las noticias hacen de todo lo que él haga un escándalo y una noticia a nivel mundial, y el pobre chico no puede ni sentarse a comer sin que lo molesten constantemente.

La verdad es que me extendí mucho más de lo que tenía planeado, ¡pero es que me gustó mucho esta historia! Siento que lo que cuenta tiene un sentido, y lo mejor es que Chris Colfer lo hace de una forma tan fresca, que no es de esos libros que parecen tener personajes adolescentes súper forzados, porque los escribió un tipo de 60 años que no sabe ni qué es la mitad de lo que nombra. Nop, con Chris no pasa eso, él parece un fan más, parece hablar de experiencias reales, de personas reales, porque la forma en la que describe a los fans me pareció muy acertada (otra cosa que leí por ahí que criticaban). Así que la conclusión es que me encantó, me súper divertí, hubo momentos en los que no podía parar de reírme sola, en los que lloré, en los que me identifiqué con alguna situación... y creo que no soy la única en ese sentido. Y lo que más me gustó es que al final todo fuera sobre la amistad de estos cuatro chicos, y cómo puede ser que a veces la vida hace que la gente tome caminos separados, o que se guarde secretos por temor, pero no por eso van a ser menos amigos, ni que la pérdida de eso que los unía necesariamente tiene que ser el final de su amistad.

¿Ustedes ya lo leyeron? ¿Qué opinan de esta historia?

0 comentarios: