Reseña: Chicas de nieve y cristal

martes, 12 de junio de 2018 The Magical Library 0 Comentarios Etiquetas: , , , , , ,


Sinopsis:

MINA, LA REINA MADRASTRA.
LYNET, LA HERMOSA PRINCESA.

Dos mujeres jóvenes condenadas a ser rivales desde el inicio.

Reseña:
​Hoy les traigo la reseña de Chicas de nieve y cristal, de Melissa Bashardoust, un libro que está ¡¡¡BUE-NÍ-SI-MO!!!

Quizás algunos ya sabrán que se trata de un retelling de Blancanieves, y quiero que sepan que es el mejor que leí hasta ahora. ¿Por qué? Empecemos por que Chicas de nieve y cristal toma las ideas de base del cuento clásico, pero hace lo que todo retelling creo que debería hacer para ser realmente original, y es eso, basarse en la esencia y no reescribir simplemente la misma historia pero con otros nombres.

Este es uno de los comentarios que se leen en las recomendaciones de la versión original, como para no querer leerlo YA MISMO:

Frozen meets The Bloody Chamber in this feminist fantasy reimagining of the Snow White fairytale.
Lynet (basada en Blancanieves) y Mina (su madrastra) no se parecen en nada a las protagonistas del cuento clásico. Ni la madrastra es malvada (pese a que comete sus errores) ni la princesa es envenenada con una manzana y custiodiada por enanitos. En esta historia nos encontramos con los puntos de vista de ellas dos, con la salvedad de que Lynet nos habla desde el presente, mientras que Mina relata su pasado, cómo llegó a ser reina. Este es un recurso que, bien utilizado, tiene su no sé qué. Y definitivamente me encantó cómo lo usó aquí la autora. De una forma super natural, a través de Mina del pasado vamos comprendiendo cómo se fueron dando las bases para que Lynet sea como es en el presente: la inquieta hija del rey Nicholas y la fallecida reina Emilia.

El rey trata a su hija como si fuera una muñequita de cristal, siempre sobrepotegiéndola para que no le suceda nada, siempre recordándole lo delicada que es. Lynet odia esa palabra, no se siente delicada en absoluto cuando trepa a los árboles, muros o paredes del castillo. Y también odia que todo el mundo, desde los nobles de la corte hasta su propio padre, no dejen de recordarle lo IGUAL que es a su madre, lo idéntica que es a la reina Emilia. Ella no conoció a su madre, quien falleció al darla a luz, y lo único que quiere es ser ella misma: Lynet, no la fallecida reina Emilia. Cada vez que sugieren que su único destino es reemplazar a su madre, solo quiere desaparecer, salir de su cuerpo y poder ser alguien más. Ella adora a Mina, su madrastra, porque es la única que la comprende y que no espera lo mismo de ella, la única que le dice que puede ser quien quiera ser. Pero obviamente que Mina se lo dice en la privacidad de sus recámaras, si el rey se enterara de que Mina le da ideas, quién sabe cómo reaccionaría. El rey y la reina nunca fueron unidos, pese a su matrimonio, y él es quien tiene la última palabra de todo.

Paso a contarles un poco de este mundo: el Norte vive en un constante invierno debido a una maldición, y el castillo donde viven los protagonistas es conocido desde entonces como Primavera Blanca. Mina, en cambio, nació en el Sur, donde las estaciones cambian con normalidad y la gente puede disfrutar de la calidez del sol y las brisas frescas. La Línea Gélida delimita un reino de otro, y el cambio es totalmente abrupto al cruzarlo: la gente pasa de la nieve a un clima cálido en tan solo unos pasos.

Mina, a sus 17 años, no viajó sola al Norte, sino que fue idea de su padre, Gregory. Él es un mago (el último del cual se tiene conocimiento) y la gente en el Sur le teme y los odia a él y a su hija por igual. Pese a que Mina intenta demostrar que no es como su padre, no puede evitar que la odien, y accede a viajar con él, no sin antes enterarse de dos terribles verdades: su corazón es de cristal (su padre lo puso allí cuando ella apenas tenía 4 años porque una enfermedad lo había detenido) y su madre, asustada por la creación de su esposo, decidió suicidarse.
Lo otro de lo que se entera Mina es que la reina Emilia no murió al dar a luz, sino dos semanas antes. Y no estaba esperando una hija. Lynet es producto de la creación de Gregory, una creación hecha de nieve y sangre, y por eso la pequeña tiene vida real. Y por eso, además, es tan igual a su madre. Porque fue creada para ser idéntica a pedido del rey Nicholas, quien nunca logra superar la muerte de su esposa.

Lynet, con sus apenas 15 años de edad lo único que intenta es demostrarle al mundo que ella no quiere ser la reencarnación de la fallecida reina, su madre. Lynet quiere ser ella misma, pero cada vez que siquiera intenta sugerir algo así, su padre, el rey, solo se aflige y ella no quiere causarle más pesar del que ya sufre día a día.

Esta historia nos transporta a un reino mágico, lleno de castillos, reyes, desamores y traiciones, donde todo comenzará a cambiar a medida que la verdad empieza a salir a la luz. Las relaciones (de amistad, pero también de madre e hija que comparten Lynet y Mina, y padre e hija, así como la relación con Nadia, la misteriosa nueva cirujana de la corte) comenzarán a ponerse a prueba, y cada uno deberá replantearse dónde están sus lealtades, a quién creerle y qué hacer a continuación.

¿No les encanta la premisa de esta historia?
¿Qué les parece?

0 comentarios: